LA CONTRADEMOCRACIA PIERRE ROSANVALLON PDF

Jugar English Choose a language for shopping. From projects follow rejections, and that is part of the very foundation of the democratic arrangement. And those who govern embody the aspirations of only a small segment of that society. They are mechanisms that protect citizens and restrain contracemocracia. All of that is in the genetic code of democracy and without those congrademocracia such a form of government is impossible.

Author:Mumuro Nitaxe
Country:Estonia
Language:English (Spanish)
Genre:Science
Published (Last):19 November 2004
Pages:165
PDF File Size:19.59 Mb
ePub File Size:1.61 Mb
ISBN:794-5-90215-937-5
Downloads:27289
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tusho



Gabriel Zadun. Rosnnva llon, Pierre La conrrudcrnocmcia : la polit ica en la era de ln dcsconfianza. ISBN 1. Teoria Politica. Titulo COD La confianza C0l "institucion invisible". Las instituciones dcstinadas a cornpcnsar la crosion de la confianza par la orgunizncion de Ia dcsconfianza.

Desconfianza liberal y dcsconfianzn dcmocr. Las for mas de csta ultima delinean una contradcmocracia. Los fact orcs de orden cientifico, cconomico y sociol6gico que explican el advenimiento de una sociedad de la descon fianza. EI tclou de fondo de las mutacioncs de la dcrnocracia. Las tres dimensiones dc fa conlradcl1locracia EI t crmino y la cosa. La pucsra a prueba de la rcputacion de un poder. Los podcrcs de sancion y de obstruccion. EI consiguicnrc advenimiento de un pueblo-veto. EI Iorta lccinncnro del pueblo-jucz.

IS13N El mito del ciudadano pasiuo Derechos reservados Proh ibida la rcproduccion parcial 0 total, el a lm. Su infraccion csr.

La diversificaci6n de los rcpcrrorios, cle los vectores y de los objctivos de la actividad politica. Los ferrorncnos el11ergentes a conceptualizar y sinr ctizur. Una democracia definida por sus trabajos y no s por sus estrucruras.

La dimension cognitiva de 10 politico. Gobcrnar significa haccr inteligible el mundo y dar a los ciudadanos los medics para manejarse. Rcconsiderar la cuesrion de la voluntad en politica. Como recuperar una cierta teatralidad de 10 politico. Las condiciones de un trabajo de resirnbolizacion. El regimen mixto de los modernos Los tres pilares de la expresion democr.

La base de una comparaci6n arnpliada. De 10 nacional a Ia cosmopolitica. El experto y el ciudadano Un nuevo tipo de realismo politico. Rechazar la opci6n entre la ironia y el radicalisrno, la razon fr ia y el cornprorniso ciego.

Este es el gran problema politico de nuestro tiempo. Por eso mismo, la erosion de la confianza de los ciudadanos en sus dirigentes y en las instituciones politicas es uno de los fenornenos mas estudiados por la ciencia politica en los ultirnos veinre aiios. Una serie de estuclios importantes, tanto nacionales como comparativos, han establecido claramente el diagnosrico en la materia. Prolifera igualmente la Iiteratura consagrada al analisis del desarrollo de la abstencion electoral. Hecho significativo, ni siquiera las dernocracias mas recientes escapan al problema, como 10 testimonia la situacion en los ex pa ises cornunistas de la Europa del este, asi C0l la que predomina en a quellos cle Asia 0 America latina doncle hubo clictacluras.

Como cntender estos hechos generalmente vistos como inclidtivos cle una "crisis", de un "mal", cle una "desafeccion " 0 cle una "a veria "? Hoy en dia domi nan las inter pretacioncs que invoca n, a menudo confusamente, los efectos del crecimiento del individualismo, el pusilanime repliegue sobre Ia csfera privacla, la dcclinacion de la vol unrad polirica, la aparicion de elites ca da vez mas alejadas del pueblo.

Cornunrnente, el origen de 10 que se estigmatiza en bloque como una funesta "dcclinacion de 10 politico" se rclaciona con clistintas formas de ceguera 0 de rcnunciarnienro de los goberriantes y con actinides de desalienro 0 rclajamiento de los gobernaclos. Estas apreciaciones csran en boca de todos y apa recen en toclos los escritos, vinculando de modo vago y al rnismo tiernpo repetido una consideraci6n morosa 0 agria sobre eI prcsenre con la nostalgia de un pasaclo ciuda da no a mpl iamenre idealizado.

Del seno de esa decepcion terrnma por emerger de rna ncra pro hle rn. Esta o bra explora orras pistus para comprender el esrado actual de las clemocracias. Propene arnplia r el campo clel a na lisls,romando en cuenta de manera dinamica las reacciones cle la sociedad a, las disfuncionaJidades originales de los regirnenes represcntativos.

Historicamente, la democracia se ha manifesrado siernpre como una prornesa y un problema a la vez. Prornesa cle un regimen acorde con las necesidades de la sociedad fundada sobre, la rea lizacion de un doble rrnperativo de igu:lldad y autoriorru.

En cierto senrido, jam. Las democracias renlrne nte existenres han queda do inacabadas 0 incluso confiscadas en proporciones muy variables segun cada caso. De alli que el desencanro haya con vivirin permanentemente COil las esperanzas que hicieron nacer las rupturas con los mundos de la dependencia y el despori srno.

EI principio de la coristr uccion electoral cle la legltlmidad de los gobernanres y Ia expresion cle la clesconfianza clucladana respecto cle los poderes han estaclo aSI pracricamenre slempre vlnculaclos. Desde Ull comienzo ha estado continua mente en discor dancia aquello que la tea ria de los gobiernos representativos-dernocr aricos habia ligado en el mecanisme electoral: la legitirnidad y la confianza.

Esas dos cualidades politicos que se consideran super puestas en el resulrado de las urnas no son de la rnisrna naruraleza. La legitimidad es enrendida aqui como una cualida d juridica, estrictamente procedimental; es producida de modo perfecto y absolute por la eleccion. La confianza es mucho mas compleja. Constituye una especie de "insritucion invisible", para retorna r una formula farnosa del economista Arrow, l que cumple a l menos rres Iunciones.

En primer lugar, produce una ampliacion de la calidad de legitimidad, agregando a su ca racter estrictarnente procedimenral una dimension moral Ia inregridad en sentido arnplio y una dimension sustancial la preocupacion por el bien COmlll1. Simmel destaca, de manera muy esclarecedora en esa perspecriva, que es "una hiporesis sobre una conducta futura".

Esta diso- i 1. Kenneth J. Georg Simlllel, Sociologie, t. EI que sabe todo no neeesita la confianza. EI CJue no sabe nada no puede razonablelllente tencr confianza" ibid. La disociacion ha sido la regia; la superposicion, la cxccpcion en Francia se habla de "estado de gracia " por expresar que existe dcspucs de una clcccion un periodo muy breve en eI que las dos cua lidades se confunden excepcionalmente. Las reacciones a esra situacion de hccho se han desarrollado en dos dircccioncs.

Se han multiplicado en primer lugar las propuest. Se aurncnta por cjcrnplo la frecuencia en que se recurre a las urnas, se desarrollan tambien mccanisrnos de clernocracia directa, se intenta adernas reforzar la dependencia de los elegidos. Lo que se busca en todos esos cases es la mejora de la "democracia electoral". Pero paralclamcntc tarnbicn se ha Iormado todo un entrecruzamicnto de pr. No se puede perisar la democracia y rchaccr su historia sin ocuparse de estas ultimas formas.

Hay asi dos dimensiones a tcncr en cucnta para comprender corrcctarnente el rnovirnicnto de las diversas exp eriencias democraticas: el funcionamiento y los problemas de las instituciones electorales-representativas, por un lado, y la consutucion de este universe de la desconfianza, por el otro. La pr imcra dimension es la que hasta ahora retuvo principalmente la atencion de los historiadores y te6ricos politicos. Ciertamente, las diversas expresiones de esa desconfianza y,l han sido objeto de mldtiples studIos puntllales: la historia de las resistencias y las reacciones a las presiones de los poderes, sociologi;l de las formas de elesafecci6n civica 0 ele rechazo del sistema 3.

De esta ma ner a se han consielerado acciones y aetitudes particulares. Pero no han sido resituadas en un conjunto, salvo cuando fueron relacionadas de ma nera muy general y vaga con el combate de los hombres y mujcrcs por vivir en un murido mas justo y libre.

EI objeto de esta obra es, por cl contra rio, cornprcnder las manifestaciones de la desconfianza en un marco global que reubique de manera articulada y coherente sus caracteristicas mas profundas, en sintesis, cntcndcrlas en tanto conlorman p oliticamente un sistema. Sobre esta base se pr opondrri una cornprcnsion ampliada del funcionamiento, de la historia y de la tcor ia de las dcmocracia s.

Para situar en forma adecuada el problema, es ncccsa rio serialar previa mente que la ex presion de csa desconfianza ha tornado dos grandes vias, la liberal y la dernocratica , La desconfianza liberal respecto del poder ha sido teorizada y cornentada a mcnudo.

Montesquieu Ie ha dado su expresi6n cauonica" y los Padres Fundadores del regimen norteamericano Ie han dado forma coustitucionn l. Toda la vision de un Madison, en el periodo de debate de la Constituci6n Federal, se basa en la obscsion por prevenir la acumulacion de poderes. Su proyccto no fue edificar u n gobierno bueno y fuerte fundado en la confianza popular, sino constituir un poder debil e inst ituciona liznr la sospecha.

EI objetivo para cl era m 4. Conlinlla: "lOs b"jo la gar"ntia de esa disposicion que dehen establecer"e rod", las institucioncs" iI ;d. Pero su ver da der a originalidad se encuentra en otra parte, en el hecho de que es el primero en distinguir clara mente una desconfianza "antigua ", que viene del rechazo a los poderes arbirrarios irnpuesros a la sociedad, y una desconfianza "modcrna ", que tiene su ra iz en la constaracion de los posibles yerros de los nuevos regirnenes surgidos de la volunta d general.

AI evocar el "terrible ejemplo" de Robespierre, seiiala el divorcio que conocio la Fr a ncia de entre un proceso politico en el que "Ia confianza universal llevo a hombres honestos a las funciones ad min istr at i vas" y eI hecho de que estes "permi tieron organizar ernpresas de asesinaro v.

En el momento en que fue a dopta da en la carra de la monarquia pa r la menr a r ia , coronando el tipo de regimen que siernpre dcfendio, hace el elogio del texto y destaca a br u pta rne nre que "roda [buena] constitucion es un acto de desconfianza".? La desconfianza liberal se puecle entencler alii como un "poder de preve ncio n ", r eroma ndo una expr esion a pro pia da de Bertrand de jouve ne l.!

La descontia nz a es en ese case sospecha del poder popular, ternor a sus errores, reticencia a la instauracion cle un sufragio universal.

Existe otro enfoque, de tipo democrJtico, de la clesconfianza. En este caso, el objetivo es velar por que el poder sea fiel a sus compromisos, buscar los medios que permitan mantener la exigencia inicial cle un servicio al bien comCm.

Es el tipo de clescon- 6. La introclllccion cle Mark. Paris , , pig. En una era post. Tal desconfianza democrarica se expresa y se organiza cle multiples maneras.

Disringuire tres moclalidades pr incipa les: los poderes cle control [su:uetllance], las for mas cle obstruccion, la puesta a prueba a tra ves de un juicio. A la sornbra de Ia dernocracia electoral-represent II. ACIA es que los ciudadanos a pcsar de todo estan condenados a confiar en los cientificos; no disponen, de hecho, de elementos autonornos de a preciacion sobre los problemas en cuestion. EI pape!

La unica estr.

ECF80 DATASHEET PDF

La contrademocracia

.

ARMONIA Y COMPOSICION MUSICAL PDF

Pierre Rosanvallon

.

Related Articles